25 Julio 2017

Facebook

Está permitido copiar notas de este sitio, con la condición de citar la fuente.                                   Archivo web anterior

Policiales

Un grave accidente se registró a las 11.20 horas de este viernes a la altura de la Estación Transformadora Centro 1 de SECHEEP, sobre la Ruta Nacional Nº 16, a menos de un kilómetro de la rotonda de acceso a nuestra ciudad. Un muerto y dos heridos fue el saldo de la violenta colisión.

Mostrando P1140507.JPG

La víctima fatal fue identificada como Andrés Gisbert de entre 40 y 45 años, oriundo de la ciudad de Charata; mientras que los ocupantes del otro rodado serían J.S. de 36 años de edad y G.F de 42, ambos de Sáenz Peña.


El siniestro vial fue protagonizado por un utilitario Fiat Fiorino y una camioneta Toyota Hilux color blanco. El primero de los rodados perteneciente a la distribuidora Mersi -de prendas de lencería- circulaba en sentido oeste-este mientras que la camioneta Toyota lo hacía en sentido contrario, desde Quitilipi hacia Sáenz Peña.

La Policía junto a peritos trabajaba en el lugar para determinar las causas del violento impacto frontal, aunque en principio fuentes consultadas indicaron que uno de los rodados habría intentado sobrepasar a otro vehículo produciéndose el encontronazo fatal.

Mostrando P1140513.JPG
Producto del mismo, el ocupante del vehículo utilitario quedó atrapado entre los hierros retorcidos de su rodado y a la llegada del Bomberos fue extraído lamentablemente sin vida, lo que hace suponer que su fallecimiento fue instantáneo a causa de los múltiples traumatismos sufridos, según informó el médico policial Marcelo Senna que se hizo presente en el lugar.

En tanto las dos personas que transitaban a bordo de la Toyota Hilux fueron derivados con lesiones de diversa consideración al Hospital "4 de Junio". En este caso el airbag del conductor no se activó, solo el del acompañante.
Por razones de jurisdicción intervino la Comisaría 2º , Policía Caminera, Bomberos y personal del Gabinete Científico del Poder Judicial con intervención de la Fiscalía Nº 1 a cargo de la dra. Liliana Lupi.


FUENTE Y FOTOS: Norte - René González - Periodismo365

El titular de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), Heitor Lago, presentó una denuncia penal por presunta defraudación al Estado contra cuatro personas. Se las acusa de integrar una organización dedicada al desguace de ambulancias que luego eran enviadas a remate.

Nota_43ecdb2ef7a6706344612cd98c355275

Las ambulancias eran desguazadas, enviadas a remate y luego rearmadas por personas que previamente compraron las piezas faltantes. Foto: Centro Mandela.

La Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) presentó una denuncia penal por presunta defraudación al Estado contra cuatro personas a quienes se las acusa de formar parte de una organización que se dedicaba al desguace de ambulancias de Salud Pública que luego eran enviadas a remate y finalmente rearmadas por los eventuales compradores quienes ya tenían en su poder las piezas previamente robadas.

A través de la resolución 1873, fechada el 25 de septiembre pasado, el fiscal General, Heitor Lago, ordenó radicar una denuncia penal por la posible comisión de los delitos de fraude en perjuicio de la administración pública y peculado contra el mecanico y proveedor del Estado, Juan Antonio Horñiacek; la proveedora del Estado, Mirian Belkis Liva; el ex Director de Ingeniería Hospitalaria, Diego Fernández y la jefa de Departamento y Movilidad de la Dirección de Ingeniería Hospitalaria, María López.

Lago llegó a esta conclusión tras hacerse eco de una denuncia presentada por el Centro de Estudios “Nelson Mandela” en la cual se aludía a maniobras fraudulentas en perjuicio del patrimonio del Ministerio de Salud Pública realizadas mediante el desguace previo de unidades móviles del Ministerio con destino a remate público.

En la presentación del Centro Mandela se afirmaba que la sustracción de motores, inyectores y semiejes, entre otros, cuyos faltantes estarían en posesión de los futuros compradores del remate previsto el 22 de octubre de 2014, se habría realizado “con conocimiento de las máximas autoridades de la Dirección de Ingeniería Hospitalaria del Ministerio de Salud Pública en connivencia con el mecánico Horñiacek”.

Tras analizar las pruebas documentales y las declaraciones vertidas en la causa, Lago sostuvo que todo pone en evidencia “el manejo discrecional e irregular del entonces director de Ingeniería Hospitalaria, Diego Fernández, en el manejo y aún disposición final de los vehículos y sus partes, así como la falta de antecedentes antecedentes técnicos previos que concluyan sobre la inutilidad de los mismos”.

Asimismo, se constató “el desguace, previo a la subasta, de los vehículos”, además de la “ausencia de control de conservación y mantenimiento de los rodados, y la entrega de los mismos “en forma directa al taller del señor Horñiacek” donde “se sacaban las partes de los vehículos”. También se constató “la facturación de repuestos por parte de la mujer o ex mujer del mismo, María Belkis Liva”.

El fiscal también advierte que resulta evidente la ausencia de la Contaduría General, la ausencia de verificaciones periódicas de los vehículos, la prohibición de retirar piezas y accesorios y el incumplimiento por parte de la Comisión Técnica Patrimonial a la hora de controlar los bienes del Estado. Lago remarcó en este sentido que no todos los vehículos deben ser subastados teniendo en cuenta la faltante de los mismos en localidades del interior provincial, “pudiendo arbitrar los mecanismos de entrega a cuenta de precio para la adquisición de unidades nuevas”.

La organización

En su denuncia, el Centro Mandela informó de la existencia de una organización delictiva cuyo objetivo eran las unidades de movilidad del Ministerio de Salud, con epicentro en ambulancias, “algunas en condiciones de ser utilizadas y claramente faltantes en áreas estratégicas donde deberían prestar servicios de traslados de pacientes que cursan situaciones de urgencias y emergencias sanitarias, sobre todo los que cursaron riesgos de vidas”.

“Como en ocasiones anteriores, y en otros tantos estamentos del Estado, las acciones que perjudicarían el patrimonio provincial comprometen las estructuras internas del sector público. Se le señaló al Ministro el posible conocimiento de las máximas autoridades de la Dirección de Ingeniería Hospitalaria del Ministerio de Salud en relación un nutrido parque de ambulancias que fueron sistemática y mayoritariamente ‘reparadas’ en un taller mecánico de la ciudad de Resistencia, aunque los casos menores fueron derivados a otros dos provedoores de menor cuantía, como para aparentar diversidad de prestaciones. Se destacó que ingenieria no podía desconocer que las ambulancias que se pretendían subastar no eran bienes en desuso”, indicó.

Nota_886ad33d0e93f094954156cb480d7b3c

Las ambulancias eran desguazadas, enviadas a remate y luego rearmadas por personas que previamente compraron las piezas faltantes. Foto: Centro Mandela.

El Centro Mandela recordó que “en 2012 un mecánico comenzó a prestar servicios de reparación de los automotores del Ministerio de Salud Pública. El dueño del taller fue prácticamente el único que realizó reparaciones de los vehículos del Ministerio de Salud. Ambulancias de toda la provincia terminaron en ese lugar. Según los testimonios recabados, sería fácilmente comprobable que desde el año 2012 el mecánico es un fuerte proveedor del Ministerio de Salud”.

“Facturó casi 2 millones de pesos desde que repara ambulancias para el Ministerio, a un promedio superior a los 30 mil pesos mensuales, con picos de facturación de casi 70 mil pesos. El dueño del taller mecánico no tiene un solo empleado declarado, lo que contradice su abultada facturación y las pautas legales que entablan las exigencias de regularización tributaria y laboral de los proveedores de Estado, que es una matríz repetida en esta provincia, que tiene un sistema sumamente anárquico de compra de bienes y de servicios, sin mecanismos de controles transparentes, por lo que no escapa los efectos de la corrupción”, sostuvo.

“En la subasta del 22 de octubre Salud Pública aportó la mayor cantidad del parque automotor que estaba disponible en el remate, superando a los restantes organismos del Estado. Hasta el momento en que fuera presentada la denuncia administrativa, el Decreto 1760/14 -que autorizó el remate- no fue publicado en la página oficial del Gobierno del Chaco”, afirmó.

Sin motores

“La mayoría de las unidades más modernas a subastar no tenian instalados sus motores y otros componentes, lo que permitía aparentar que estaban en desuso, mientras que las más antiguas y deterioradas –que efectivamente estaban en desuso- se presentaban con todas sus partes”, explicó.

“La reparación de las ambulancias parecería ser que no ha sido la única vía para ganar dinero. Los testimonios recogidos indican que en el remate público que se organizó el 22 de octubre pasado se presentarían oferentes que comprarían unidades estrechamente vinculadas con la operatoria para hacerse de los rodados bajo mecanismos eventualmente irregulares. Tratarían de usufructuar parte del listado de vehículos que se subastarían, comprando aquellos que resultaban de especial interés en función de las piezas y componentes que ya estarían en poder del o de los compradores o de personas vinculadas”, sostuvo.

Nota_56fa5842dc5cc18300abd4431d8eecb8

 

Las ambulancias eran desguazadas, enviadas a remate y luego rearmadas por personas que previamente compraron las piezas faltantes. Foto: Centro Mandela.
“Entre los elementos valiosos que se habrían extraído a los vehículos a subastar se apuntó a las autopartes más costosas, como inyectores, semiejes, cremalleras y computadoras para los modelos más nuevos (ejemplo: Renault Master Año 2007), para lograr -de ese modo- reducir el precio base y el que se lograría en la subasta. Luego de la compra, tales unidades podrían ser rearmadas con los elementos que habrían sido sustraídos. Bajo esta mecánica se ofrecían dos pick up Ford F 100 y un Mercedes Benz Sprinter, por 3 mil pesos de base, casi como si fueran chatarra”, denunció.

 

FUENTE Y FOTOS: Chaco Día por Día - Periodismo365

Un tremendo accidente se produjo en la tarde de este jueves sobre Ruta Nacional 89, cerca de Avia Terai. Los vehículos involucrados son dos camionetas, una de ellas de Sáenz Peña. Uno de los vehículos quedó literalmente partido por la mitad, con sus ocupantes lesionados pero afortunadamente fuera de peligro.

La intensa lluvia que caía en la tarde de este jueves en el centrochaqueño habría originado el violento accidente ocurrido cerca de las 17 horas sobre la Ruta Nacional 89, a solo tres kilómetros con el empalme con la Ruta Nacional 16 en Avia Terai. De acuerdo a la información suministrada por la comisaría de Avia Terai, el accidente se habría producido cuando una de las camionetas se cruzó de carril, impactando de lleno contra la otra, provocando tres heridos que milagrosamente salvaron sus vidas, al parecer por llevar sus cinturones puestos.

Al siniestro lo protagonizaron una camioneta Chevrolet S-10, dominio OMQ 403 conducida por Carlos Escalone de 62 años, acompañado por Carlos Jonas, de 26, ambos domiciliados en Sáenz Peña, empleados de la empresa de transporte Expreso del Plata; y se dirigían desde nuestra ciudad a la zona de Gancedo.
El otro vehículo es una camioneta Toyota Hilux patente NBO 337 conducida por José Luis Pebrido de 40 años, que circulaba desde Charata a Sáenz Peña.

PARTIDA AL MEDIO

“Las camionetas se habrían tocado y las condiciones de la ruta por la lluvia los hizo perder el control”, comentó un testigo ocasional del accidente.

La Toyota Hilux fue literalmente partida al medio, quedando su caja a unos 20 metros de la cabina, lo cual pone de manifiesto la potencia del impacto.

Los ocupantes están fuera de peligro y fueron atendidos en el hospital Paulino Morante de Avia Terai, siendo trasladados a Sáenz Peña para estudios de mayor complejidad, aunque se supo que el conductor de la Toyota Hilux, aparentemente habría sufrido traumatismo de tórax, pero su estado de salud no corre peligro.

FUENTE Y FOTOS: SP Noticias - Norte - Periodismo365

El fatal siniestro tuvo lugar en la ciudad santafesina de Venado Tuerto, donde un ladrón que era perseguido por un patrullero impactó su vehículo contra una moto en la que viajaban tres integrantes de una familia. Las víctimas, un matrimonio y una nena, fallecieron en el acto. El delincuente fue detenido y este viernes enfrentará una audiencia imputativa por "Homicidio doloso".

Escapaba de la policía en auto robado, chocó y mató a tres - Así quedó el Bora que colisionó contra la motocicleta (LT 29 de Venado Tuerto).
Un hombre de 50 años con antecedentes penales que huía de la policía en un auto robado atropelló y mató a una pareja y la hija de la mujer que circulaban en moto por el centro de la localidad santafesina de Venado Tuerto, informaron este jueves fuentes judiciales.

El delincuente fue detenido y mañana enfrentará una audiencia imputativa por homicidio doloso, adelantó hoy el fiscal de Venado Tuerto Juan Pablo Lavini.
El episodio ocurrió el jueves último cerca de las 23.30 en el cruce de las calles España y Agüero, en el centro de Venado Tuerto, localidad situada a 165 kilómetros al sudoeste de Rosario, informaron fuentes policiales.
Según explicaron desde el Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe, todo comenzó cuando el hombre huyó a toda velocidad de un control policial en un auto Volkswagen Bora color gris que había sido denunciado como robado unas horas antes.

En la esquina de España y Agüero embistió a tres personas que se movían en una moto y las arrastró unos 40 metros por la segunda de las calles, detallaron a Télam voceros del caso.
Como consecuencia de la colisión, murieron en el acto los tres ocupantes de la moto, identificados como Natalia Gavaziutti (31), su hija Rocío Gavaziutti (12) y la pareja de la mujer, Leonardo Díaz (27).

El intendente de Venado Tuerto, José Luis Freyre, manifestó hoy su dolor por lo ocurrido y contó que la mujer que murió era empleada del municipio local.
"Estamos dolidos, una de las víctimas era una trabajadora de Espacios Públicos, había sido promovida hace poco tiempo a un ascenso", dijo Freyre en declaraciones a LT29 de Venado Tuerto.
"Estamos schoqueados -agregó el jefe comunal-, con mucha bronca y deseando que los pasos de la Justicia determine que el autor de esta animalada permanezca de por vida en la cárcel".


En cuanto al autor, el fiscal Lavini lo identificó por las siglas de su nombre como J.D.N, quien mañana será sometido a una audiencia imputativa por el triple homicidio.
"La Fiscalía, en función de las características del hecho, de la velocidad que desarrolló el automóvil, que el hecho se da en una persecución donde el imputado desoye una voz de alto, evalúa la imputación de este hecho como triple homicidio doloso", dijo el fiscal.

Según fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA), en el informe del Registro Nacional de Reincidencia el acusado tiene una condena a una pena de siete años de prisión de cumplimiento efectivo dictada el 19 de julio de 2008 por un robo calificado por el uso de arma de fuego.

Además, se lo declaró reincidente por segunda vez en esa ocasión y la condena venció en julio de 2013.
Por otra parte, J.D.N. tiene legajos abiertos dentro del MPA por los delitos de amenazas y lesiones, cuyas víctimas son su pareja y su cuñada, informaron fuentes oficiales a través de un comunicado.
En el marco de las investigaciones abiertas, el MPA solicitó la intervención del Juzgado de Familia de Venado Tuerto que -el 15 de abril pasado- dictó restricciones de acercamiento al acusado hacia las dos mujeres.


FUENTE Y FOTOS: ARG Noticias - Crónica - Periodismo365 - MULTIMEDIA: LT29

Página 8 de 329